artprice


Sólo títulos

Los elegidos


Huma3 colabora con

HUMA3 ART MAGAZINE N.4
Spabogados

Efemérides

El 17 de Septiembre de ...

1883 nace el escritor americano William Carlos Williams

1904 nace en Ecuador el bailarín Frederick Ashton, probablemente el más grande coreógrafo británico del siglo XX

1965 Alejandro Rodríguez Álvarez, conocido como Alejandro Casona , dramaturgo y poeta español perteneciente a la Generación del 27, muere en Madrid.

NOVEDADES: Podrás acceder libremente a todos los artículos que tengan más de un mes de antigüedad. Pero si quieres leer los artículos más recientes y estar actualizado a diario, necesitas una suscripción. Ampliar....

Teotihuacan, Ciudad de los Dioses

Máscara de Malinaltepec. Malinaltepec, Guerrero, 700 dC. Serpentina, amazonita, turquesa, concha y obsidiana. Museo Nacional de Antropología. 35 x 45 cms © Consejo Nacional para la Cultura y las Artes - Instituto Nacional de Antropología e Historia, México, Fotografía: HUMA3
Teotihuacan, Ciudad de los Dioses. Caixa Forum Madrid. Installation View © HUMA3
Eduardo Matos Moctezuma explicando las piezas presentadas. Teotihuacan, Ciudad de los Dioses. Caixa Forum Madrid. Installation View © HUMA3
Teotihuacan, Ciudad de los Dioses. Caixa Forum Madrid. Installation View © HUMA3
Teotihuacan, Ciudad de los Dioses. Caixa Forum Madrid. Installation View © HUMA3
Teotihuacan, Ciudad de los Dioses. Caixa Forum Madrid. Installation View © HUMA3
         
 
Teotihuacan fue durante ochocientos años (del siglo II a. C. al siglo VII d. C.) el centro cultural, político y religioso de una potente civilización. Situada a cuarenta y cinco kilómetros de Ciudad de México, llegó a ser la sexta ciudad más grande del mundo en su tiempo y hoy es una de las grandes maravillas arqueológicas, declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. La exposición que presenta la Obra Social "la Caixa" en CaixaForum Madrid tras su paso por Barcelona, Teotihuacan, Ciudad de los Dioses, es la más completa realizada nunca sobre la cultura teotihuacana, con 400 piezas que incluyen algunas de las obras maestras que se han encontrado en esta ciudad prehispánica durante un siglo de excavaciones arqueológicas. La exposición ha sido comisariada por el arqueólogo Felipe Solís, que falleció en 2009, y ha contado con Miguel A. Báez en la dirección científica del proyecto.
 
Las piezas que se exponen, algunas de ellas de grandes dimensiones, revelan un elevado refinamiento y un espíritu cosmopolita, abierto a las principales culturas de América central. En la exposición, el visitante descubrirá esta gran ciudad a través de algunos de los aspectos más notables de su cultura: ideología, poder, arte, sociedad, religión, guerra, tradiciones, vida cotidiana y, por supuesto, la influencia que legó la civilización teotihuacana a las diferentes culturas prehispánicas. 
 
La ciudad de Teotihuacan, a cuarenta y cinco kilómetros de Ciudad de México, es una de las maravillas arqueológicas del mundo, declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1987. Sus principales monumentos -la Pirámide del Sol y la Pirámide de la Luna, unidas por la Calzada de los Muertos, el bellísimo Palacio de los Jaguares o el templo de Quetzalcóalt- son referentes de la cultura universal. Teotihuacan significa en lengua náhuatl "el lugar de los dioses" o "el lugar donde se hacen dioses". Considerada como la mayor ciudad prehispánica jamás construida en el continente americano, fue un centro cultural, político y  religioso. En esta gran metrópoli antigua se desarrolló, durante más de 800 años, una de las sociedades más importantes del México precortesiano. Como gran metrópoli, Teotihuacan marcó la pauta de la política, el comercio y la ideología en buena parte de Mesoamérica durante el periodo 150 a. C. - 650 d. C. Tal fue la magnificencia e importancia de esta urbe que, incluso siglos después de su colapso, era considerada como un lugar sagrado por distintos grupos que migraron hacia el centro de México. Hoy en día, Teotihuacan sigue constituyendo un elemento fundamental de la identidad mexicana, que busca sus raíces en el complejo entramado de creencias y costumbres de sus culturas antiguas.
 
El fin de la Ciudad de los Dioses sigue siendo un misterio. La evidencia arqueológica parece indicar que, hacia mediados del siglo VII, toda el área metropolitana fue arrasada por un enorme incendio. También existen indicios de revueltas: las esculturas fueron mutiladas y sus fragmentos dispersados por distintas áreas de la ciudad, y las imágenes de jerarcas y sacerdotes fueron destruidas para terminar con la presencia de la élite y sus representantes. Incluso llegaron a construirse muros frente a las escalinatas de las pirámides para indicar la prohibición de acceso para ceremonias y culto a las deidades. Se han aventurado varias explicaciones para el colapso de Teotihuacan: revueltas internas contra el poder establecido, situaciones derivadas del excesivo aumento de población, bloqueo de las rutas comerciales e invasiones de pueblos vecinos. A todo ello hay que añadir el fatalismo del pensamiento indígena prehispánico: si la génesis del universo es obra de los dioses, también ellos determinan el final de su creación. El disco de la muerte, mutilado en la acción destructiva contra la ciudad, evoca de forma concluyente el terrible final de una grandiosa civilización.
 
400 piezas reunidas por primera vez Teotihuacan, Ciudad de los Dioses presenta más de cuatro centenares de piezas arqueológicas que proporcionan una completa visión de la cultura teotihuacana. Las obras proceden de los principales museos pertenecientes al Instituto Nacional de Antropología e Historia de México, entre los cuales destacan el Museo Nacional de Antropología, la Zona Arqueológica de Teotihuacan y el Museo del Templo Mayor. Las obras de estas colecciones se complementan con otras procedentes de colecciones privadas, como la que el pintor Diego Rivera reunió en el palacio de Anahuacalli. Entre las obras que integran la exhibición, el visitante encontrará pintura mural, esculturas en piedra, estatuillas trabajadas en obsidiana, bellos recipientes de cerámica, suntuosos ornamentos de joyería prehispánica y máscaras rituales —algunas recubiertas de turquesa—, además de figurillas de animales mitológicos de gran importancia en Mesoamérica, como el jaguar y la serpiente, elaboradas en diversos materiales. Las piezas revelan un elevado refinamiento y un espíritu cosmopolita, abierto a las principales culturas de América central. Se incluyen desde los objetos localizados en los albores del siglo pasado hasta los más recientes descubiertos en el Palacio de Xalla, al norte de la Pirámide del Sol. Entre las piezas emblemáticas destacan el Gran Jaguar de Xalla, una fachada escultórica (descubierta hace pocos años) que conserva gran parte de su policromía; y el llamado Disco de la Muerte, figura en piedra que alude al misterioso fin de esta antigua civilización.
 

 

 

Más información

 

Volver
© 2006 - 2014 Huma3.com - Todos los derechos reservados